10 mar. 2017

Un giro decisivo.

¡Hola! Buenos días a todos en otro viernes de libros para hablaros de la novela de Camilleri, Un giro decisivo,  otra historia de Montalbano y otros personajes que ya sientes como amigos. 

El otro día comentaba en Hablemos de libros que me encanta leer libros de Montalbano y siempre me ilusiono cuando voy a empezar alguno pero al mismo tiempo cuando lo empiezo siento cierta tristeza o nostalgia porque sé que me van quedando menos, el consuelo es que son libros que invitan a la relectura, de hecho ya lo hice este verano y me encantó.


Sinopsis recogida en la web Salamadra: Casi al límite del agotamiento, mientras nada en el mar con la furia de quien quiere liberarse de una noche de pensamientos obsesivos, el comisario Salvo Montalbano se topa, literalmente, con la investigación más difícil de cuantas ha llevado a cabo hasta la fecha. En efecto, su hallazgo de un cadáver medio descompuesto, con unos profundos cortes en las muñecas y los tobillos, desencadenará una serie de reacciones que harán que se sienta más aislado y superado por las circunstancias que nunca. La realidad política, la actitud de la policía hacia los inmigrantes, todo conspira contra su natural deseo de que se haga justicia con el cadáver anónimo, destinado si no, como tantos casos de clandestinos ahogados, a ser archivado sin más trámite y a perderse en un anonimato que, de un modo extrañamente macabro, parece armonizar con la acuciante sensación de soledad que padece Montalbano. Sin embargo, la iniquidad sacude por fin al comisario, borra del mapa cualquier intención de abandonar su profesión y lo empuja hacia el arriesgado camino de una doble investigación sobre unos delitos aparentemente independientes y sólo equiparables por la infame violencia que se adivina. Dos misterios que, a pesar de estar destinados a confluir en un punto determinado, se niegan a hacerlo, conformando un enigma inquietante que desbarata una y otra vez el rompecabezas. Al final del camino, la verdad que aguarda a Montalbano es de esas cuyo horror inconmensurable transforma para siempre a una persona, incluso a alguien tan curtido en mil batallas como Salvo Montalbano.

Mi opinión, como muchas novelas de Montalbano a veces te da la sensación que estás ante un encuentro entre amigos, es decir,  las relaciones que mantiene Montalbano con sus compañeros de trabajo, con la gente de Vigata y alrededores, etc tienen una dimensión extraordinaria hasta el punto de que a veces la investigación policial queda en segundo plano, por eso a las novelas de Camilleri se catalogan de costumbristas y a mi es lo que más me gusta, Montalbano es un personaje redondo al que adoras pero al mismo tiempo también te gustan los personajes de Catarella, Mimi, Fazio, Ingrid, Livia, etc de la misma manera que sientes curiosidad por lo qué le habrá preparado para comer Adelina y te deleitas con el menú de Enzo, etc. Esta novela no es diferente a las otras y ciertamente me parecen libros difíciles de reseñar porque la parte humana y el espacio en que se desarrolla es lo verdaderamente importante y por tanto, resulta que a veces te sientes repitiendo reseña tras reseña porque tiene  este común denominador.

 Esta vez resalto el hecho de que Montalbano está enfadado con el mundo, con la situación política y lo que ha pasado con la policía en Napoles o Genova- ahora no lo recuerdo- pero que le hace plantearse muchas cosas porque él tiene principios y piensa en dimitir, al mismo tiempo se siente más viejo y vemos a un Montalbano que anhela la llegada de Livia y la implora para que se coja unos días de vacaciones. Aunque siempre atisbamos la mirada crítica con la que Camilleri ve el mundo en esta novela pasa del atisbo a una crítica total al tráfico de inmigrantes , de seres humanos, es una crítica al hombre que deja que esto pase y que plantea un problema de índole moral y humana importante. 

En esta novela Montalbano no va al lugar del crimen sino que es un cadáver desfigurado que le va al encuentro en una de sus ya clásicas nadadas matutinas en el mar. Este cadáver que aparece totalmente destrozado no será para el comisario un ahogado más sino un crimen que querrá resolver, al mismo tiempo coincide con otros policías en una llegada de una barca de inmigrantes, lo que sería una patera, y le sucede algo que lo dejará muy preocupado, un suceso que luego tendrá que ver con el hombre ahogado. En esta historia nos hablan sobre el tráfico de niños ya sea para usar sus órganos, para venderlos a pedófilos, etc. Nos encontramos con una mirada de lo más critica hacia todo el que se ve envuelto en este tema, al final del libro Camilleri nos dice que si bien la historia es inventada los datos estadísticos y el problema que cuenta es totalmente real.

Muchas veces hemos visto a Montalbano querer solucionar las cosas a su manera y en solitario pero está vez lo hace pero de forma más radical porque el caso que se plantea solventar se ha convertido en algo personal, en una deuda que siente que tiene con una víctima del tráfico de seres humanos y por eso es algo que quiere hacer sólo lo que le traerá algunos problemas pero por suerte para todos nosotros Montalbano es un ser muy querido y no le faltará un "ángel de la guarda". 

Al mismo tiempo admiro la capacidad de Camilleri de hacerte reír incluso contándote algo tan grave como lo que os digo, en más de una ocasión me ha sacado una sonrisa con las reflexiones de Montalbano o incluso alguna carcajada. Uno de los recursos humorísticos que ha usado, aparte de Catarella,  ha sido con un policía llamado Torreta que parece que ha montado un bazar en la comisaría. La verdad es que hay momentos muy cómicos.

En definitiva, una novela de estas llenas de detalles, de momentos inolvidables junto a Montalbano y toda una retahíla de personajes que ya son de la familia, una novela que en un suspiro estas a mitad de la novela y no ha pasado nada salvo el reencuentro con todos estos personajes y no te importa porque has disfrutado con cada palabra.

Feliz viernes.

1 comentario:

Gracias por vuestros comentarios