19 ene. 2018

No digas nada de Brad Parks

¡Hola! Hoy es viernes y hay reseña, y también entrada doble por si te apetece leer mi entrada sobre productos de peluquería ( aquí).



Sinopsis recogida en la web de Me Gusta Leer:
El juez Sampson no presume de una vida perfecta, pero la realidad lo confirma: tiene un trabajo de prestigio y una familia a la que ama. No ha fallado una sola vez a la cita semanal con sus gemelos, el día de Piscina con Papá, hasta que cierto miércoles recibe un mensaje de su mujer, Alison, en el que le comunica que ella recogerá a los niños.
Sin embargo, cuando Sampson llega a casa descubre que sus hijos no están con su madre y que no ha sido ella quien le ha enviado el mensaje. En ese momento el teléfono suena y comienza la pesadilla de cualquier padre: los han raptado. Si el juez no sigue ciertas instrucciones y no falla a favor en un caso que lleva, las consecuencias serán terribles.
No digas nada es una novela de Brad Parks un thriller judicial estilo John Grisham. 
Esta es la primera novela de este autor que leo y me ha gustado. Es un thriller judicial porque la trama se desarrolla alrededor de un Juez que nos narra la historia, sus funciones y en el contexto del mundo judicial. 

Es una novela que se lee con buen ritmo, con momentos frenéticos y otros un poco más lentos. En general me ha gustado pero no le doy máxima puntuación por lo que os digo más abajo. Dicho esto es una novela para pasar un buen rato.

El Juez Sampson vive una vida idílica junto a su mujer y sus hijos,  unos gemelos, niño y niña. Una vida apacible y sin sobresaltos pero con todo aquello que uno puede desear. Un miércoles, el día en que disfruta con sus hijos de la tarde de la piscina, el Juez Sampson, recibe un mensaje de texto de su esposa, en el que le dice que no recoja a los niños que lo hará ella. Más tarde, en casa, resulta que su esposa no le había mandado el mensaje y los hijos han desaparecido, no tardan en saber que han sido secuestrados ya que reciben una serie de instrucciones de los secuestradores, no quieren dinero sino usar al juez para conseguir una serie de propósitos judiciales. Digamos que necesitan una resolución que está en manos de este Juez federal. ¿ Cuál será dicha resolución y por qué? A partir de aquí se desarrolla la historia, el Juez Sampson y su esposa deciden plegarse a las exigencias de los secuestradores, nada de policía, silencio total.

La narración la realiza el juez de manera que vemos desde su punto de vista su angustia por el devenir de sus hijos y también la claudicación de sus principios y deberes como juez, ya que debe plegarse a las exigencias de los secuestradores. En este sentido, la trama está bien hecha e incluso me pareció muy bien ejecutado la intriga de saber qué caso quieren amañar y en beneficio de qué y quién debe inclinarse. Al mismo tiempo la narración partiendo del Juez nos permite aliarnos con este personaje y  distanciarnos de los demás, que quedan en un segundo plano, lo que ayuda a que entendamos la sospecha hacia todos porque el Juez llega a sospechar de todos, a no fiarse ni de su propia familia y amigos. Es una paranoia causada por el miedo, las mentiras de unos y otros, detalles que uno va observando y que no cuadran.  Al mismo tiempo, en paralelo, leemos sobre los secuestradores e incluso, en ciertas ocasiones, de los niños. Aparte de toda la intriga y la desesperación que sufre el matrimonio, el autor nos enseña también la belleza de la cotidianidad, como, las cosas más anodinas, como la tarde de la piscina, la noche de las tortitas, esos momentos que se crean en familia, son lo verdaderamente importante.

Es una historia con giros y "regiros", con sorpresas varias y en general, es un "page turner", engancha bastante. Si que es cierto que el autor se regodea en algunas situaciones y momentos algo sentimentales, en narrar el día a día de unas personas que deben sobrellevar la ausencia  sin que nadie pueda saber qué ha pasado, la complicación de ese día a día, las noches en vela de unos padres desesperados. La distancia que se va creando entre el matrimonio en proporción al abismo de la desesperación que a medida que los días pasan, va en aumento.

Y aquí viene mi pero. Creo que el autor ha querido rizar demasiado el rizo, lo ha liado al final. Tenía un buen argumento, con todas las piezas que podían encajar, con un buen final al alcance porque todo está allí en la novela. El motivo, el porqué del secuestro, del amaño pretendido es un buen argumento perfectamente creíble e incluso inesperado pero sobraba parte del final, lo ha complicado tanto y le ha querido sacar tanto jugo que le ha deslucido algo la historia, al final lía un poco la historia, la hace incluso demasiado larga. A veces incluso se saca alguna explicación o hecho que no sé de dónde lo saca.

Aún así, creo que es  una buena lectura, muy entretenida y es lo que le pido a este tipo de libros. Quiero leer más del autor porque el estilo me ha gustado.

Este libro lo he leído a través de Edición Anticipada. 

1 comentario:

  1. Me recuerda a "Una buena chica" no en el argumento, sino en lo que cuentas de tu pero.
    Un besito!

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios