25 nov. 2016

El Irlandés. Sombra de hombre con perro de Julio García Llopis

¡Hola! Bienvenidos a otro viernes de reseña literaria. Hoy tenemos con nosotros un libro llamado, El Irlandés. Sombra de hombre con perro de Julio García Llopis.
Para empezar os diré que esta novela creo que está llamada a ser una serie o eso espero. Me ha gustado mucho y antes de entrar en faena os diré que es de estas historias que nada más acabarlas, incluso días después, sientes cierta melancolía de haberte tenido que despedir de Thomas.


La sinopsis recogida en la web de Ediciones Beta:
NOVELA NEGRA. Thomas O’Brien es un joven detective privado irlandés quien, tras haber trabajado algún tiempo en una agencia de investigación dublinesa, decide cambiar de aires y abrir una oficina en Bilbao, confiado en poder captar clientes entre una colonia de compatriotas relativamente numerosa. 
Procedente de una familia muy religiosa y apegada a las tradiciones, espera sentirse a gusto en esa ciudad, ya que el paisaje, las costumbres y el carácter de la gente guardan similitud con los de su tierra de origen.
Su primer caso, que da título a la novela, consiste en descubrir la identidad del autor de una serie de amenazas enviadas a los componentes de un grupo musical de rock llamado Punk Destroyer’s, caracterizadas por estar insertadas sobre la imagen en sombra de un hombre y su perro.
La deriva de sus investigaciones lleva al protagonista a contactar con la sargento de la ertzaintza Marisa Lezkano y a entablar con ella una relación amorosa que se prevee de escaso futuro.
Bilbao deja pronto de ser escenario para, como ocurre en todas las novelas del mismo género de este autor, convertirse en un personaje más. Escrito en primera persona, el libro contiene todos los ingredientes para ser catalogado de novela negra 

Mi opinión: Como os decía me hubiera gustado seguir leyendo porque le coges cariño al personaje principal, Thomas O'Brien y por eso sientes la necesidad de seguir sus aventuras y conocerlo un poco más. Como siempre hago en cualquier reseña y sobre todo, cuando se trata de novelas policíacas/ negras, es intentar huir de analizar el argumento pues evidentemente se puede estar tentado de desvelar algún misterio que solo el lector debe conocer por sí mismo o incluso cometer el error de hablar demasiado. Creo que esta lectura me ha gustado porque está bien escrita, me gusta el argumento y el hecho de que haya una trama y diversas subtramas que van surgiendo y solucionándose en diversos tiempos. Además me gusta el estilo del autor y el ritmo de la historia es bueno, no vertiginoso pero sí que es fluido, con la calma y el tiempo suficiente para pararse a desarrollar al personaje central, para que conozcamos su forma de ser, sus manías y sus lastres personales pero sin que ello impida que la historia fluya. 

Otra cosa que me ha gustado es que es una historia creíble y nada menos que protagonizada por un detective privado. Creo que las limitaciones de este tipo de personajes son más evidentes en el tiempo en que vivimos, en el sentido de que ya no pueden ser esos detectives de las películas, casi héroes, al estilo Humphry Bogart, que podían abarcar cualquier situación como si se tratasen de policías con las mismas prerrogativas, amén de que estos últimos, en la actualidad, ya están controlados por las leyes y los jueces. Pues bien, me ha parecido que pese a esas limitaciones que la actividad de detective puede tener hoy en día se resuelve de forma coherente y creíble, lo que para mi es importante cuando se trata de una obra ubicada en un contexto real. 

Otra cosa que me ha gustado es que Thomas O'Brien es un personaje atípico si lo comparamos con otros mismos de su género, este detective de origen irlandés es religioso y se impone ciertas disciplinas, no rompe con las tradiciones como suele pasar hoy en día, con eso no quiero decir que estemos lidiando con un santurrón pero si que tiene sus creencias y aunque no siempre lo consiga intenta vivir con ellas de forma coherente. Para mí esta faceta ha sido un acierto del autor porque desde mi punto de vista con frecuencia se quieren hacer personajes rompedores que no son en nada creíbles, como si por el mero hecho de ser transgresor se convirtiera en un personaje carismático e inolvidable. 

Además me agrada decir que las buenas sensaciones van in crescendo, por eso al acabar la última página tengo que decir que si hubiera tenido el siguiente ejemplar, si existiera, lo hubiera leído sin dudarlo.

¡Feliz día!


¡Os espero en Hablemos de libros dónde estamos elaborando una lista de libros para regalar en las fiestas de Navidad!


2 comentarios:

  1. Entiendo muy bien esa sensación que comentas. ¡Ojalá sea una saga! Ahora mismo ando a tope de lecturas, pero tomo nota.
    BESOS!

    ResponderEliminar
  2. Me han entrado unas ganas de leerlo, creo que lo pillaré, buen fin de semana. Un besazo.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios