13 jun. 2010

EL DIARIO DE AVELINA (CAPÍTULO IX)

Os perdisteís los últimos capítulos del Diario de Avelina, no pasa nada, haz click AQUÍ

¡Qué buenos los calamares a la andaluza! Desde luego, las cosas más simples, son sin duda las más buenas. Nos bebimos unas copas de vino blanco, sin duda la perdición de esta semana era innegable, pero me da igual. Susana estuvo un rato contándome los problemas que le habían surgido con un proyecto que tenía entre manos. Asuntos de trabajo. Yo esperaba impaciente para hablar con ella de Dario. Pero antes de que me decidiera, se me adelantó, sacó un tema que sin duda a mi me resultaba más interesante, Carlos.

-Ayer salí con Carlos.
-No me dijiste nada cuando fuimos a la piscina.
-Es una historia rara, además ayer tenías un día difícil y tampoco era tan importante.
-Bueno, al final se ha quedado en nada.
-A por cierto me ha llamado Charo, y me ha dicho de que te avisara de que esta noche cenamos en casa de Isabel. Que ella, preparará la cena o pediremos por teléfono, puesto que tiene mal el tobillo, en vez de salir cenaremos allí.
-Esta Charo, nos trae a Isabel con la excusa de que es una compañera de trabajo y que le sabe mal por ella porque no tiene amigas y ahora, organiza una cena en su casa y nos invita a su casa como si de su mejor amiga se tratara.
- No seas mala Avelina, es cierto lo que dices, pero la pobre no se puede mover, además ya se ha preocupado Charo de aclarar que ha sido idea de Isabel, además no vendrá ningún chico así que no hay peligro.
-Tienes razón.-La verdad que ya me arrepentía del comentario, pero era cierto, esta chica estaba invadiendo mi vida, y por una parte, cuando estaba con ella me lo pasaba bien, pero había algo en ella que me desconcertaba.
-Bueno, ¿ sigo con mi cita, o me callo?.
-Sigue, ¿cita?, tú siempre dices que sois amigos.-Susana sonrió, una sonrisa de esas con misterio amoroso. Lo cual llamó más mi atención.
- Cuando te fuiste a tú casa sonó el teléfono, era él, me dijo que si quería tener una cita con él, no si íbamos a tal sitio o a tal otro, una cita ¿te imaginas Avelina?, me puse súper nerviosa, una sensación me invadió, me dejó paralizada, tardé unos segundos en contestar y él se puso súper nervioso también, y me dijo, ¿qué pasa, no quieres que quedemos en plan cita?, y yo le dije que ¡claro que quería!, y me dijo a las 9:30 te recojo en tú casa, y yo que estaba hecha polvo del palizón de la piscina, no se de donde saqué las fuerzas, salí corriendo como de si de una emergencia se tratara. Es que Carlos pidiéndome una cita, es sin duda, la situación más esperada de los últimos 10 años. Cuando llegué a mi casa me vestí a toda pastilla. Me puse ese vestido color beig con la rebeca un tono más oscuro, y unos zapatitos de tacón sin exagerar, me maquillé y me perfumé con una de esas fragancias para momentos especiales. A las nueve y media ya estaba lista y él puntual tocó el timbre, yo le abrí, para que subiera al piso y le dejé la puerta de la entrada entreabierta para que entrara mientras fingía terminar de arreglarme, por lo de que era una cita y a las citas siempre hay que llegar tarde, y cuando le oí entrar le saludé desde el baño, y le dije ahora salgo. Tranquila te espero, me dijo. Y cuando salí, le vi de pié en el salón con un ramo de flores en la mano, estaba tan guapo Avelina, no puedes ni imaginártelo, recién afeitado, con el pelo engominado, no se ni como describirle, y sabes ¿que?, le miré y sin intercambiar palabra, recogí el ramo y lo puse en la mesa y antes de que me diera cuenta me cogió por la cintura y me acercó hacia él, y con la otra mano me cogió la cara, y a una lentitud exagerada me miró fijamente a los ojos, mientras que todo mi cuerpo temblaba de la emoción, y sabes lo mejor, él también temblaba, y sin hablar siguió mirándome fijamente, y cuando sus labios rozaron los míos, casi lloré. Fue el beso más espectacular de mi vida.
-Jo Susana, y ¿te lo callas? se me ha puesto la piel de gallina, que guay, ¡madre mía!. ¿Y después que pasó?
- Me miró y me dijo, ¡qué Susana!, ¿quieres ser mi novia? Y yo le dije que sí, y él simplemente me dijo, te invito a cenar. Y nos fuimos a cenar, y te aseguro que me lo pasé bomba.
-Enhorabuena Susi, ya eres de las que tienen novio. Jejeje.
- Gracias.
-Me has dejado boquiabierta, es decir, que al final a valido la pena esperar. –La verdad es que el relato de Susana me dejó sin palabras. Me invadía una felicidad enorme, de repente olvidé todas las tonterías que durante todo el día me habían invadido la cabeza.

Nos quedamos las dos un rato embobadas en nuestros propios pensamientos, es lo que tiene tenerse tanta confianza, que no es necesario hablar si una no tiene ganas. Terminamos la comida. Y nos despedimos. Dos besos y a la oficina, quedamos en el gimnasio a la hora de siempre y decidimos ir juntas a casa de Isabel.

De camino a la oficina me llamó mi hermana, sentí un gran alivio de que no fuera Dario. La verdad, tras el relato romántico y de película de Susana no me apetecía para nada hablar con el protagonista de la mediocre historia que yo tenía, bueno en realidad no tenía nada.

-¡Hola hermanita!
-¡Hola!
-Ayer te llamé a casa y no estabas, ¿cómo terminó la comida incomoda?
-Con una coja y una ridícula actuación de tú hermana mayor.
-¿Una coja?
-Sí- Le conté lo ocurrido.
-Menuda tontería, y entonces ¿Por qué no estabas en casa?
-Salí con Dario.
-¿Y éste de dónde sale?
-Me llamó ayer por la mañana.
-¿Y?
-Acepte, soy una irresponsable.
-Tampoco estabas en peligro por quedar con él.
-Jejeje, tienes razón. Por cierto ¿Por qué me llamaste ayer?
- Es que Papá quiere que comamos juntos el viernes.
-Vale, que raro, siempre solemos comer los domingos.
-Ya, pero normalmente su hija pequeña no termina la carrera, y tiene una excusa para celebrarlo.
-¿Qué has terminado la carrera? ¿Y por qué no me lo dijiste ayer?
-No se, te vi tan agobiada con lo de la comida, que pensé la llamaré luego.
-Entonces nos vemos el viernes, te llamo mañana para concretar. Venga besitos.

Había un montón de buenas noticias a mí alrededor, pero lo que me tenía desconcertada era, ¿por qué la gente no me cuenta las cosas en su momento?

6 comentarios:

  1. creo q me he perdido un capítulo pero no lo encuentro!!! dónde está el 8?? un besín!

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa! Ahora lo solucionamos que ha sido un pequeño fallo, de tos modos si avanzas hacia abajo , lo publicamos el viernes pasado. Un beso. Lu.

    ResponderEliminar
  3. ohhh q escenón la de carlos y susana...aunq yo estoy intrigada con l oq psará con Toni...

    ResponderEliminar
  4. ya está, ya me he puesto al día!! ijij pobre avelina todos a su alrededor con noticias felices.. a ver cuando le toca a ella!! e isabel? hmm seguro q esconde algo raro jajaja un besín!

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa! Muchas gracias por tu comentario! Qué me encantan las historias de Avelina!! sigue así! Besos

    ResponderEliminar
  6. Ya me he puesto al día! Llevo casi un mes sin entrar y ya echaba de menos las historias de Avelina!
    Un beso

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios