16 may. 2010

EL DIARIO DE AVELINA (CAPÍTULO V)

Os perdistéis los anteriores capítulos de Avelina, no pasa nada, haz click AQUÍ

CAPÍTULO V:

Fuimos al restaurante andando, y por el camino yo iba pensando mientras Toni e Isabel hablaban, casi ni recuerdo de qué, la verdad es que estaba muy abstraída con mis pensamientos, eran simples, todos giraban alrededor de la frase, y a mí que me importa. Y mientras que le daba vueltas al asunto me embargo una sensación de debilidad, como si el vivir fuera pesado e insoportable, ¡que agobio!. En cuestión de minutos había pasado de la rabia absoluta a la insoportable sensación de pesadumbre, pero la verdad, es que no duró mucho, ya que en aquel pequeño trayecto entre la oficina y el restaurante, sonó el teléfono y aquellos momentáneas sensaciones se esfumaron, menos mal. Cuando mire la pantalla era un número privado, pensé ¡movistar!, siempre será mejor.

-Diga
-Hola Avelina

Era una voz masculina que en aquel momento no reconocí.

-¿Quién es?
-Soy yo Dario
-¿Tenias miedo de que no te lo cogiera?
-No, ¿por?
-Es que ha salido número privado, he pensado que era una comercial de movistar, desde luego es un alivio que seas tú, jejeje
-Bueno por lo menos te alegras de que te llame, aunque no es ningún consuelo si mi competidor es una chica de movistar, pero me conformo.
-Eres fácil de contentar
-Sí eres tú, cualquier punto positivo está bien
-Qué pelota eres, este exceso de galantería, no se, tal vez es que quieres algo.
-Pues claro, quiero que cenes conmigo esta noche y te resistes, aunque se que te mueres de ganas.
-Ah sí ¿y cómo lo sabes?
- Por que sino ya me habrías colgado.
-Morirme ¿no se?
-Bueno, ¿tengo ya el sí o no?
- No lo se, por una parte tienes razón, ganas tengo, pero que implica una cena, sabes perfectamente porque dejé de quedar contigo ¿no?
-Bueno, pues una cena sin compromiso, te prometo que a las 12 te dejo en casa, ni un minuto más ni un minuto menos.
-¿Una cena de amigos?.
-Una cena de amigos, pero me dejarás por lo menos mirarte, y decirte cosas dulces.
-Mientras que no lo hagas al oído. Jejeje
-Es decir, que sí.
-Vale.
-Te recojo a las 9.
-Vale a las 9.
Cuando colgué volví al grupo, ya que como no me interesaba para nada que ninguno de los dos escuchara mi conversación me había quedado rezagada, la verdad es que dudaba de haber hecho lo correcto al aceptar la invitación, pero por otra parte, ¿ por que debía decir que no?, no se, me dije a mi misma, total es solo una cena y no tengo nada mejor que hacer.
Observe que Toni me miraba con intriga mientras al mismo tiempo hablaba con Isabel, y educadamente, me introdujo en la conversación.

-Y tú que opinas Avelina
-¿yo? La verdad es que no os estaba escuchando.
- Claro estabas hablando por teléfono, ¿qué, algún ligue?-dijo Isabel.
-No, era Susana.
-Ah sí, y ¿qué se cuenta?
- Nada, era para saber sí íbamos a andar.
- A ¿vais a andar?
-Sí al medio día, nos comemos un bocata, y así nos vemos.
-Este debe ser tú secreto.
-¿mi secreto?
- Sí, para tener este tipito.
-Ah gracias.
-Un día me apunto con vosotras.
-Cuando quieras.

Menuda metida de pata, pero bueno en su momento me haré la loca. La verdad es que en ese instante me dio cierta lástima Isabel, porque es cierto que es un poco así como es, pero parece que nunca ha conocido el auténtico significado de la amistad.

-Ya llegamos, ese es.
-En serio-dijo Toni.
-Sí, ¿qué pasa?
-Es el restaurante de Simón, mi amigo.
-¿Ah sí? No lo sabía, yo lo he elegido, por que a mi hermana y a mi nos gusta mucho, solemos venir a cenar, en plan tranqui, la comida es muy buena y luego sirven coktails.
-¿Tienes una hermana?
-Sí, ¿no lo sabías?
-No
-Pues sí, se llama Ángeles
-Oye Avelina, y ¿por qué nunca sale con nosotras?
-No le gusta mucho salir.
-¿Entramos?
-Venga, se va a quedar muerto Simón cuando nos vea-dijo Toni.

Entramos en el Restaurante, y enseguida todos saludaron a Toni, Isabel fue al baño, y cuando nos acercábamos a la barra, Simón nos vio, y con una sonrisa de oreja a oreja, nos saludó.

-¡Hola!
-Hey- dijo Toni.
-¡Qué agradable sorpresa! Ya tiene más glamour mi restaurante con una chica tan guapa.
-Gracias, no me ruborices.
-¿Qué os trae por aquí?
-Venimos a probar un catering
-Ah sois vosotros, no tenía ni idea.
-Es que no sabía que este restaurante fuese tuyo, yo suelo venir a cenar con mi hermana, pero no te había visto nunca.
-Es que lo tengo a medias con mi hermana, yo estoy a mediodía y ella por las noches, partimos los turnos, es que sino, llevarlo uno sólo se hace pesado, además me llevo muy bien con mi hermana.
-¡Qué suerte que te toque a mediodía!.
-¡Vaya!, pero a ella le gusta la noche, vienen muchos conocidos y se lo pasa en grande, yo prefiero el sofá y la tele, por lo menos entre semana, ella es más noctámbula, jejeje.

En eso que llegó Isabel, Simón al verla se quedó un poco perplejo, y antes de saludarla miró a Toni con cara de sorpresa, cuando ella llegó a nuestro lado Simón la saludó enérgicamente, le dio dos besos y nos invitó a pasar a la cocina, donde había una mesa para comer, me recordó a las historias de Hollywood, cuando los famosos iban a la Scala y se morían por sentarse en la cocina.

-Oye Simón esto parece la Scala, supongo que tendrás un Jean Leon.
- Claro, ¿te apetece?, desde luego ahora me has conquistado Avelina.
-Se nota que hay nivel, jejeje.
-Gracias guapa, voy a por el vino.
Toni le acompañó.
-¿Qué es esto de la Scala?-dijo Isabel
-Es un restaurante que en los tiempos de esplendor de Hollywood montó un emigrante español que se hizo llamar Jean Leon. Él era amigo de todos los famosos y su restaurante, que lo bautizó con el nombre de la Scala, se convirtió en el comedor de todos ellos, Marilyn, James Dean…y una de las cosas más chulas fue que él siempre daba de comer a todos y un día se quedó sin mesas y los sentó en la mesa del personal, en la cocina, fue un éxito, a partir de ese momento, todos quisieron sentarse allí, era señal de ser importante. Luego quiso volver a España a hacer vino y decidió ir al Penedés, donde compró una finca e hizo arrancar toda la viña, le trataron de loco, y por la noche fue a Francia a robar, con un hombre de confianza, cepas de Cabernet, que en España estaban prohibidas, y revolucionó el mundo del vino. Todo un personaje.
-Jo, eres una caja de sorpresas.-Dijo Toni, que al parecer me escuchaba de detrás de mi.
-Ya ves, un poco de cultura siempre viene bien, para sorprender.

Empezó la juerga, ya que lo que en principio iba a ser la prueba de un menú se convirtió en algo espontáneo en donde quebré mi norma de no bebo entre semana. La verdad es que la conversación fue espectacular, estuvimos hablando de vinos y de las historias que giran alrededor de ellos, Simón y yo éramos los que más hablábamos, al parecer compartíamos el amor por el mundo de la enología que en mi círculo no suelo compartir con nadie.
Ya en los postres me quedé un momento a solas con Toni, Simón le fue a enseñar la bodega a Isa, en estos momentos, si soy sincera, Isa ya no me caía tan mal, es más, parecíamos hasta colegas. Toni se me quedó mirando, yo le correspondí, pero al momento me puse nerviosa.
-¿Qué?
-¿Qué de qué?
-¿Qué miras?
-A ti.
-¿Por?
-No se, ¿está prohibido?
-No
-¿Entonces?

Y antes de que le pudiera contestar volvieron Isabel y Simón.
-Avelina ven a ver la bodega, es una pasada.-Dijo Isa.
-Ven tú también Toni, aunque ya la hayas visto.-Dijo Simón.

Nos levantamos y fuimos hacia ellos.


10 comentarios:

  1. Gracias Lu!!!!!!
    Cada vez me gusta más el Diario de Avelina! También me encanta el vino Jean Leon...mmmmmmm

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Sushi por pasarte, besitos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Lu, me ha gustado mucho el diario de Avelina y eso que he empezado en el capítulo V, voy a ponerme al dia desde el principio,ja,ja.Bsos

    ResponderEliminar
  4. ay!! ponme dibujos de toni y dario, no se con cual quedarem!!
    isabel me cae fatal... no se, consigues que me meta en el personaje!!
    x cierto, por que avelina?
    besotes!

    ResponderEliminar
  5. Hola Olivia! Gracias por pasarte. y gracias por los ánimos, me lo paso mejor escribiendo si se que os gusta.
    Mademe Bovary, no se porque Avelina simplemente se me ocurrió, besitos. Lu.

    ResponderEliminar
  6. Creo que me perdí los anteriores, así que me reservo la lectura para esta tarde/noche y te comento en cuanto termine! un besote

    ResponderEliminar
  7. Lu, gracias por la visita. He visto que has estado en Sevilla hace poco con tus amigas y lo habéis pasado de maravilla, me alegro mucho!! Me ha encantado entrar por aquí y leerte, el Diario de Avelina engancha, voy a hacer como Olivia y ponerme al día!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Me gusta este capítulo, al final parece que no se pasa tan mal estando Isabel no??
    Bueno, ya veremos la continuación.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  9. Estoy muy pícada con esta historia, me encanta, saludos!

    ResponderEliminar
  10. jejejeje a ver como sigue!! yo también estoy intrigada pero no suelta prenda!! besos!!

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios