10 jun. 2011

AVELINA XLIX/ Look casual...



El lunes camino de la oficina me sonó el móvil. Estaba destrozada, en vez de ir descansada tras el fin de semana descansando era el día que más me costaba ir a trabajar. Por ello había reservado los lunes para hacer trabajos de secretaria, ya que estos los controlaba y así el día me pasaba rápido.

-Diga.
-Buenos días, soy Rosa.
-Hola .
-¿Te molesto?
-En absoluto, iba hacia la oficina.
-Es que me preguntaba si hoy venías a casa.-Sonaba rara.
-En principio no.
-Ah vale.
-¿Quieres que venga?
-En realidad no hace falta, simplemente que si venías aprovechaba para hablar contigo.
-Bueno tengo que venir mañana, miro si tengo coche y si va bien vengo. ¿Qué te parece?
-Perfecto.

Lo organicé todo, y en media  hora me dirigía hacia su casa, lo cierto es que había algo de enigmático en la situación, no le pegaba mucho a Rosa las improvisaciones, pero bueno tampoco era para tanto, lo único era mi vestimenta, normalmente cuando iba a casa de Rosa solía ponerme ropa más formal, es este tipo de personas que provocan que te arregles. Llegué y como era de esperar en ella, salió a mi encuentro y me dijo que había mandado preparar el desayuno en el salón. No me encontré con el bouffet del Palace, pero casi. Había hasta salmón ahumado, me tomé unas tostadas con salmón y otras con queso, menos mal que solo me había tomado un café con leche en casa, mientras decidía lo que iba a tomar paralelamente mi cerebro organizaba las piscinas que tenía que nadar para conseguir eliminar los excesos del fin de semana y del principio, era un pensamiento que solía tener tras comer demasiado y que por norma solía pensarlo antes de irme a dormir, aunque ya habiéndolo calculado la noche anterior tuve que planificar un nuevo plan de acción tras los nuevos acontecimientos gastronómicos.

 La situación era algo peculiar, por una parte todo acontecía en los cánones de la normalidad, llegada, invitación a tomar o comer algo...aunque esta vez el elemento discordante era Rosa, por una parte aunque su look como siempre era genial, a veces pienso que me gustaría verla en pijama seguro que sigue estando igual de elegante, se le notaba en la cara, cansancio, pesadumbre en la mirada, incluso pensé que tal vez había estado llorando, y lo más característico de la situación es que se permitió el lujo de no decir prácticamente nada. Estaba como en otra parte, lo que entre Susana y yo llamamos una resaca depresiva. Yo me conformé con desayunar y aunque me daba lástima de ella no me atreví a preguntar. Pero los silencios sobretodo sin son correspondidos provocan el efecto contrario, y en un momento determinado se convierte en un silencio demasiado pesado y quien quiere pero tal vez no sabe si debería hablar se ve embargado por la situación y da rienda suelta a sus deseos.

-Ya se que quedamos en que no hablaría nunca de Juan Carlos, y sé que estás en una situación complicada, solo quiero decirte que aunque no sea lo correcto hablar del tema contigo, siento una necesidad incontrolable de hablar con alguién, y no se con quien, ya se que hace poco que nos conocemos, pero algo me dice que puedo confiar en ti. -La verdad es que sus palabras me alagaron, y aunque fuera lo más prudente evitar el tema, me sabía mal no asistir ese pequeño grito de socorro.
-Tranquila dime lo que quieras.
-Es que en realidad no se que decirte, solo se que me he enamorado de él, o eso creo y no controlo para nada la situación, ayer me dijo que había quedado el viernes con una chica para cenar, que si total yo estaba casada él podía salir con otras, y la verdad no pude decirle que no, quien soy yo para exigirle fidelidad, yo que convivo con otro hombre, me he pasado la noche en vela, sin dormir, pensando en ello.
-Es cierto no puedes exigirle nada.-Lo dije sin pensar, menudo consuelo.
-Ya lo se, pero solo de pensar que está con otra me hierve la sangre.-Sin duda estaba ante una Rosa celosa.
Me quedé en silencio.-Debes pensar que soy una egoista pero a veces las cosas son más complicadas de lo que parecen, y aunque en un mundo ideal todas las circunstancias son perfectas, a veces no lo son, tal vez si lo hubiera conocido antes, sería todo más fácil.
-No se exactamente de que circunstancias me hablas, pero lo que yo se, es que a veces aunque las circunstancias no sean las adecuadas debemos decidir, hacer algo, mírame a mi, si no hubiera sido por Juan Carlos todavía estaría de secretaria, ya que por iniciativa propia fuí incapaz de arriesgarme, a veces lo que resulta más fácil es no modificar nuestra rutina, nos aferramos a ella por que nos da estabilidad, yo lo entiendo, lo hago yo, pero quien algo quiere algo le cuesta.
-Tienes razón aunque no se si en mi caso podré hacer algo al respecto.
-Eso ya eres tú, ya que puedo decir misa pero tú eres la única que sabe lo que le conviene.

Dimos un par de vueltas sobre las mismas ideas, y aunque no llegamos a ninguna parte, ella se tranquilizó, volvió a ser ella, acabamos hablando de nuevos proyectos de trabajo, me propuso que le hiciera un boceto para la cocina, lo que me hizo muy feliz ya que la sala estaba prácticamente terminada. Además 70 metros cuadrados de cocina dan mucho de sí, y solo de pensarlo me veía disfrutando de cada momento. Decidí aparcar la conversación del desayuno en un pequeño rincón de mi cerebro, y me marché a la oficina.

12 comentarios:

  1. =) Wow que bonita, por otro lado me gusto el outfit besazos... =D

    ResponderEliminar
  2. m ha gustado el look elegido! el jersey es precioso

    bsitos

    ResponderEliminar
  3. Sabía que llegaría un momento en que Rosa perdería esa compostura algo fría que tenía hasta ahora...me encanta! Del look, me quedo con el sabio toque de color de las bailarinas. BESOS!

    ResponderEliminar
  4. Me encanta el look, las bailarinas son preciosas! Yo las combinaría con el mismo color en esmalte de uñas y labial, jeje.

    La historia... pues se veía venir que en algún momento saltaría esa mujer, es lo lógico, todo el mundo tiene sentimientos.

    Un saludito!

    ResponderEliminar
  5. Me encanta el outfit,sobre todo el suéter que es divino,feliz findeee

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado la historia de hoy.
    un beso,

    starenrojo

    ResponderEliminar
  7. El otro día fui estida de una manera parecida!!!

    ResponderEliminar
  8. Perdona. ¿He leído 70 metros de cocina? Qué alguien me dé un golpe algo, creo que estoy soñando…

    Yo odio los fines de semana que me toca ir a trabajar de lunes y cansada…Me parece un piropazo que ella cuente contigo para este tipo de confidencias.

    Espero que este finde descanses!
    Lola

    ResponderEliminar
  9. Precioso el look, discreto pero con mucha luz!
    elbauldeeleanor.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. ¿Cómo acabará la historia entre Rosa y JC? Qué intriga!

    ResponderEliminar
  11. Como continúa la historia?? No hay más capitulos?? Si es así donde puedo encontrarlos?

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios