23 oct. 2010

AVELINA XXIII

 El beso de Gustav Klimt.

-Qué bueno está todo. No será la primera vez que venga a este restaurante.
-Podemos venir cuando quieras.
-Vale, el pulpo es estupendo.
-Sí, para mi es una de sus maravillas.
-El albariño, que bueno.
-¿Nos pedimos otra botella?
-No será demasiado.
-Qué va.-Se giró hacia el camarero con la botella de vino en la mano.
-¿Puede traernos otra?
-Sí claro, ningún problema.-Y se giró hacia mi y me sonrió.
-A por cierto ¿qué tal Isabel?
-Bien, bueno todavía le falta un poco para que le quiten el vendaje. Pero bien. Tiene unas ganas de salir.
-Tengo que llamarla.-No me hacía ninguna gracia. Yo realmente no sabía que había sucedido entre Isabel y Toni. Intenté cambiar de tema.
-¿Qué tal el mundo de la moda?
-¿El mundo de la moda?
-Sí, no me dijiste que te gustaba mirar los blogs de moda.
-Ah sí, muy bien. Qué quieres saber las nuevas tendencias. Creo que a la vista está que las conoces perfectamente.-Ya la había conseguido. Con los temas que hay de conversación no me parecía apropiado hablar de Isabel.
-Siempre hay algo que aprender.- Vino el camarero a retirar la mesa. Y aproveché para ir al baño.
-Si me disculpas un momento.
-Claro.

Cuando me levanté note un poco el efecto del vino blanco, tengo que pedirme un cortado pensé. Cuando llegué al baño imaginad a quien me encontré, no no era Isi, jejeje.

-¡Charo! ¿Y tú? ¿Qué haces por aquí?
-Cenando.
-¿Qué raro?
-Vaya.-Nos reimos.
-He venido con los del trabajo, una cena de compañerismo, bueno una excusa para salir de juerga.
-Hay que buscarlas por todas partes.
-Los que tienen pareja por lo menos. La verdad es que nos llevamos muy bien.
-Es verdad, más de una vez que hemos quedado todas tú no has venido porque cenabas con los del trabajo.
-T tú ¿con quien has venido?
-Con Toni, un compañero de trabajo.
-Yo le conozco, no es aquel chico que estaba con Isabel, aquel día que María estaba depre.
-Sí, pero vino conmigo, -me interrumpió y me cogió del brazo.
-Ya lo se, no paró de preguntar por ti toda la noche.
-Sí es que Susana y yo nos perdimos.
-Venga Avelina a mi no me engañas, te fuiste a la francesa, que nos conocemos, lo que no entiendo porque te fuiste si estás aquí con él.
-Porque soy idiota.
-Eso ya lo sabía.-Me la quedé mirando y al segundo nos reíamos a carcajadas.
-Bueno Charo me voy que se va a creer que me he ido, otra vez. Jejeje.
-Te acompaño hasta la mesa para saludar.
-Vale así me justifico. Y nos fuimos hacia la mesa. Estaba sentado con cara de aburrido, pero sin perder su atractivo.
-Mira a quien me he encontrado en el baño.- Se levantó y le dió dos besos.
-¿Qué tal Charo?
-Bien , aquí de cena prejuega. Por cierto ¿vais a salir a tomar algo?
- No lo se.-Dije yo.
-Ya veremos.-Dijo Toni mirándome con complicidad.
-Sabes que, si nos animamos te llamo al móvil.-Dije pensando que lo más probable es que no la llamara.
-Como querais. Me voy que me van a echar de menos.-Me dió un beso en la mejilla, y susurrando me dijo -Aprovechate tonta. Se despidió.
-¿Te vas a aprovechar?- Me dijo Toni.
- Sí, voy a pedir postre, ¿pagas tú, no?
-Buena contestación, esta es mi niña.
-¿Tuya?
-Bueno por lo menos en estos momentos eres mía, suena pretencioso, igual me he pasado.
-No a mi me gusta.-Empezó a sonar Colgado en tus manos, de Baute y Marta Sánchez.
-Sí, menos mal, que canción más buena.
-Sí a mi me gusta mucho, a ver si un día la bailamos juntos.
- Sí quieres la bailamos ahora.
-Qué dices, soy atrevida pero no tanto.
-Era broma.
-¿Qué te parece si nos comemos una tarteleta de limón a medias?
-No se, compartir el postre.
-Bueno pues una cada uno.
-No, que era broma.

Pedimos el postre y aunque Baute dejó de sonar nosotros seguimos conversando a nuestro ritmo incansable, pedimos la cuenta y me acompañó a casa.

-Bueno guapa. Ya estamos aquí, te voy a confesar que me apetecen dos cosas.
-Sí, ¿cuales?
-Una es darte un beso.
-Sí.- Me lo quedé mirando. Y se me acercó y me beso. Un beso de esos sensacionales, de los que toda tú participa, uno de los mejores. Tras el beso me lo quedé mirando y susurrando le dije.
-¿Y la otra?
-¿Qué otra?
-No me has dicho que te apetecian dos cosas.
-Sí es verdad pero después de este beso, sólo me apetece besarte hasta morir.

Me cogió en sus brazos y me dió un beso, más sensacional que el primero y nos quedamos allí en la acera de mi casa besándonos como sí no hubiera cosa mejor que hacer y si os soy sincera para mi no había mejor plan.






10 comentarios:

  1. Ohhhh!! Mira que no soy muy romántica pero esa frase de "ahora solo me apetece besarte hasta morir" me ha llegado al alma jajaja Bueno, bueno...ni te digo si hay ganas del próximo capítulo!! Besos!

    ResponderEliminar
  2. A mí también me ha encantado esa frase!!!!!!!
    Muy buen final para esta cita!

    ResponderEliminar
  3. Holaaaaaaaaaaa, mmmmm besarte hasta morir!!! me ha encantado!!! muaksssss

    ResponderEliminar
  4. Por fin sabemos como continúa la cita! :)

    Me encantó.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  5. Los besos son muy buen plan ^_^
    Aunque para mi gusto el colgando en tus manos sería como un jarro de agua fría xDDDDDD
    Espero el próximo.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  6. muy bueno y evocador el cuadro con la historieta:))
    besos

    ResponderEliminar
  7. Diana hay gustos para todo, besitos a todos.

    ResponderEliminar
  8. Un placer descubrirte..¡¡¡¡

    besitos.

    http://paquitalabarroca.com/

    ResponderEliminar
  9. =OOOO pero como está el tema!! lo de ahora solo me apetece besarte hasta morir...me ha encantao!jajajaja

    Besitos, Ana's Sales

    http://doityoursales.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. Gracias a todas por los comentarios y sobre todo gracias por seguir las aventuras de nuestra amiga Avelina, el viernes que viene más . Besitos y feliz lunes.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios