22 ago. 2010

AVELINA XVI




Sonó el teléfono.

-Diga.
-¡Hola Avelina!
-¡Hola guapa! ¿Cómo estás?-Era mi hermana.
-Bien, mucho mejor.
-Que guay.
-¿Has hablado con Toni.?
-No, todavía no. Tengo mucho trabajo.
-¿Y qué?
- Pues eso tengo trabajo.-Le dije, quitándole importancia al hecho de que llevaba 5 horas en el trabajo y no me había atrevido a ir al despacho de Toni para saludar, que por otra parte el tampoco había venido.
-No te entiendo, tal y como me lo contaste este chico además de guapo, simpático, e increíblemente encantador estuvo a punto de besarte.
-No, no estuvo a punto de besarme, yo le hubiera dado un beso, pero yo no se si él me hubiera correspondido.
-Venga ya Avelina, lo sabes perfectamente, hazme el favor de poner algo de tú parte, que la gente se cansa de esperarte.
-¿Cómo que la gente se cansa de esperarme? ¿Quien? ¿Quien se cansa?
- Recuerdas a Rubén, estabas loca por él.
-¿Rubén? Sí tenía 15 años.
-Mira si empezastes pronto a hacer el tonto.-Y al mismo tiempo se oyó la voz de Luís.
-¿Rubén?- Dijo Luís.Me giré con cara de sorpresa. Sentí una vergüenza absoluta.
-Ángeles te tengo que dejar.
-Bueno vale, hasta luego.
-Hasta luego.-Creo que le oyó ya que colgó con facilidad, y mi hermana no suelta una discusión así como así.
-Perdona Luís, era mi hermana. Es que está enferma.- Menuda escusa más tonta.
-¿Ah sí? y ¿qué le pasa?
-El sábado le dió un shock anafilactico.
-¿Y cómo está?
-Mucho mejor.
-Y él de las flores no era Dario.- Me dejó perpleja ¿Cómo sabía él que el de las flores era Dario? y ¿Qué estaba pasando? ¿Porqué estaba hablando de tios con mi jefe?
-Sí.-Le dije con cara de sorprendida.
-Perdona Avelina, ya se que no es mi problema, y que supongo que te resultará raro hablar de esto con un viejo y ya se que soy tú jefe, pero dejastes la tarjeta encima de mi mesa, la encontré debajo de una carpeta, y a la vista estaban las flores.
-Se debió quedar la tarjeta pegada a la carpeta. Además Dario es simplemente una amigo.
-Ya lo ponía en la tarjeta, pero no te fies ni un pelo de este Dario.
-¿No? y ¿Por qué?
-Un tio que te manda un ramo así no pretende ser tú amigo y si encima se regodea de ello es que algo se trae entre manos. Cambiando de tema. Me dijiste que el tema del restaurante estaba resuelto.
-Sí, me gusta uno que casualmente es de un amigo de Toni Real.
-Es verdad que fuistes con él y su novia a comer allí.-Lo de su novia me enfureció.
-Sí. Me gustó mucho, pero estoy pendiente del presupuesto, no creo que haya problema con eso.
-Te daré la lista definitiva de invitados mañana.
-Deacuerdo, he pensado que las invitaciones deberían ser algo sencillo, y así le damos un toque informal a la fiesta.
-Muy bien. Me voy con mi mujer a comer llamame al móvil si surje algo importante, aunque con la hora que es.
-Sí yo me iré en media hora.
-Hasta luego.
-Hasta luego.

Cuando se fué me quedé pensativa. Decidí llamar a Susana. Habíamos quedado para comer.

-Sí.
-Soy yo.
-¿Cómo lo llevas?
-En media hora saldré.
-¿Has visto a Toni?
-No.
-Y a qué esperas.
-Otra, mi hermana igual.
-Nos hemos quedado a medias, exigimos un final.
-Pues creo que tendreis que esperar.
-¿Por?
-No me ha dicho nada en toda la mañana.
-Tendrá trabajo, como tú.
-Podría ser.
-Avelina te cuelgo que tengo que terminar una cosa antes de comer y no seas tonta y ves a saludarlo.
-Vale. Donde siempre ¿no?
-Sí, chao.
-Chao.

Susana colgó. Tenía que terminar de archivar unos papeles antes de irme a comer. Sonó el teléfono. Vaya mañanita pensé.

-Diga.
-¡Hola Avelina!-Era Toni.
Hola! ¿donde estás?
-En mi despacho.
-¿Por qué me llamás?
-Llevo toda la mañana intentando venir a preguntarte por tú hermana pero estás todo el rato al teléfono. He pensado que ya que solo atiendes llamadas no me quedaba más remedio que llamarte.
-Una buena observación.-Estaba sonriendo como una niña tonta, hacía girar la silla de lado a lado mientras hablaba con él, y derrepente pensé, estoy tras un cristal, mejor me estoy quieta.
-¿Cómo está?
-¿Quien?
-Tú hermana.
-Ah claro. Muy bien. Se recuperó pronto. ha dormido prácticamente todo el fin de semana.
-¿Y tú qué?
-El viernes al final me acosté a las 8 o algo así.
-Qué paliza.
-Vaya, pero ya estoy totalmente recuperada. ¿Qué tal tú fin de semana?
-Muy bien, el sábado salí con los chicos.
-Qué guay.
-Sí, por cierto, ¿Comemos?
-He quedado.
-Ah vale, pues nada.
-Con Susana.-Le dije para que no se pensara que era con otro, inmediatamente me arrepentí, sin duda evidencié mi interés. 
-Bueno pues nos vemos por la tarde, por aquí.
-No se, llevo desde las 8 en la oficina y todavía no te he visto, hay muchas probabilidades de que pase lo mismo esta tarde.
-Correremos el riesgo.-Menudo corte, me lanzo de cabeza a la piscina y resulta que está vacia.
-Sí lo correremos. Hasta luego.
-Hasta luego.

¡Correremos el riesgo! Qué clase de contestación es esa. Estaba indignada, por una vez que me atrevo a insinuar que quedemos me dicen que correremos el riesgo. miré el reloj. Todavía faltaban 10 minutos decidí ordenar los papeles por lo menos para disimular, es lo que tiene no tener paredes. Agoté el tiempo y me cambié el calzado. Menos mal que íbamos a andar mientras comíamos por qué necesitaba airearme. Salí escopeteada mirando al suelo, por miedo a encontrarmelo.

9 comentarios:

  1. NO ES UNA NOVELA QUE ESCRIBO, SI MIRAS EN LA PÁGINA PRINCIPAL VERAS EL DIARIO DE AVELINA, CLICKA Y ENTRA EN TODOS LOS CAPÍTULOS. BESITOS.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo, como la hermana y Susana, quiero más!! jajaja me ha enganchado mucho esta Avelina!!

    ResponderEliminar
  3. jajajaja es que estoy enganchada!! mira que ninguno de los dos acercarse a decir nada... ni q fueran chiquillos! jajajajaj un besín ^^

    ResponderEliminar
  4. Tienes razón chiquillos, jejeje. estoy encantada de que esteis enganchadas. besitos y gracias por participar.

    ResponderEliminar
  5. Bueno bueno, ya me he apuntado al sorteo que hacéis de las lacas de dior pero más importante que eso, mucho más es deciros que me ha echo mucha gracia ver que una de vosotras se llama Jane (curiosamente el mismo nombre que mi pseudonimo de hace años) jajaja. Y me he paseado por vuestro blog, y a pesar de que tengo que empezar ya a leer la historia de Avelina porque si voy leyendo saltado me perderé. En cuanto al blog, me parece súper chulo el aire que le habéis dado, y sobretodo me encanta lo de vuestro diván, ¡qué pasada!. Vosotras si que sabéis tener un blog, me chifla en serio. Hace ya dos días que nos convertimos en vuestras seguidoras y la verdad es que solo me queda deciros que sigáis así con estos ánimos.

    Un beso fuerte de Jane :)

    ResponderEliminar
  6. Muchíssimas gracias Jane! Hacemos lo que podemos y me encanta que te guste. Espero verte por aquí. Besitos.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios