15 ago. 2010

AVELINA XV



    ¡Lunes! temido lunes, tras un fin de semana de estress y de dormirtar durante todo el tiempo, ya estaba de nuevo en la   oficina.   
   El sábado por la noche lo dediqué, ya que no tenía sueño, a ir a casa de mis padres a ver una película con mi hermanita. Vimos casablanca. Un clásico. pero esta vez sin palomitas.

     Tenía ganas de  trabajar. Volver a la rutina. Trabajo, deporte y relaciones sociales. Ya estaba totalmente recuperada del raro fin de semana.

     El fin de semana de Susana sin duda superaba al mío, aunque fuera por lo extremadamente bien que se lo había pasado. Me había llamado la noche antes para contármelo.

    El viernes cuando su novio, que raro suena, la pasó a recoger, ella se había arreglado bajo el ritual típico de ella. Al igual que yo compartía la manía de tener tema musical para la ducha. Supongo que como la mayoría de la gente. Aunque ella sin duda era más moderna y le ponía más ritmo. Su canción era  Where Is the Love de Black Eyed Peas. Y Susana era de estas personas que tarda eternidades en prepararse de estas chicas que no hay día de su vida que no van impecables y aunque su look atrevido y colorido tenga como característica común la sencillez, son el resultado de un exhaustivo procedimiento que le dan siempre un toque especial. Yo creo que naces así. Yo siempre, aunque me arregle mucho siempre al cabo de dos bailes, o cinco horas pierdo ese glamour que ella conserva aunque esté dos días sin volver a casa. Pero sigamos con el envidioso fin de semana de Susana. Que no es moco de Pavo. Una vez lista. Sonó el timbre. Ella abrió. Al cabo de unos minutos, Carlos apareció por el portal. Él también iba estupendo y aunque podría haberse repetido, esa maravillosa escena cuando se convirtieron en novios, no fue así. Carlos entró la saludo y le dijo que había reservado mesa en un restaurante a las afueras. A Susana le extraño que Carlos no la besara. Pero bueno cosas más raras se han visto. Además, teniendo encuenta la manera en que los acontecimientos habían acaecido, no era de extrañar, pienso yo. Así que los guapos de la película se marcharon juntos. Ya en la calle de camino al coche.

- Oye Carlos por que no me has dado un beso.
-Era un experimento.
-¿Un experimento?
-Sí.
-No te entiendo.
-Quería ver tu reacción.
-Explicaté.
-Quería ver si me besarias tú.-Ya se había colocado delante de ella cortándole el paso y mientras que hablaba lenta y dulcemente le tocaba el pelo y se acercaba cada vez más a ella y antes de que ella le pudiera contestar ya le estaba besando. Fué sin duda un beso apasionado y extremadamente dulce. susana sin duda se derritió. Y cuando recuperó el dominio de la palabra o más bien el dominio de sí misma le contestó.
-Sin duda ha sido cuanto menos prudente.
-¿Prudente?
-Sí, creo que no hubieramos salido del apartamento.
-Sí lo se paso de la empírica.-Susana se rió.
-Estamos a tiempo.

     Y de esta manera tan sencilla el plan de restaurante conversación y final incierto, había pasado a final concreto sin comida.
     Un rato más tarde, la complicidad entre Carlos y Susana sin duda había incrementado. Y ya era demasiado tarde para ir al restaurante, Susana en su línea hizo llamar a Carlos para avisar.

-Tengo hambre.-Dijo Susana.
-Yo también. ¿Quieres que vayamos a algún sitio?
-No, prefiero quedarme aquí en la cama, contigo.
-Yo también.-Y se besaron.
-Pero podemos pedir algo a domicilio.-Insistió él.
-Estás hambriento.
-Vaya.¿Tú que quieres?
-Cualquier cosa menos chino.
-¿Y eso?
-No me gusta nada.
-A mi no me mata, así que incrementa nuestras compatibilidades.
-Sí, y el japones ¿te gusta?
-Me encanta.
-Como a mí.
-¿Pedimos japo?
-No.
-¿No?
-Me apetece más algo más grasiento, tipo una pizza.
-Me apunto. Pero con vino tinto.
-Sí tengo una botella.
-¿Una? No se si nos bastará.
-¿Qué dices? Yo con dos copas ya estoy borracha.
-Es decir, que eres fácil de emborrachar.
-Sí, ¿son esas tus intenciones?
-No lo se, ya me he aprovechado de ti.
-Perdona, yo me he aprovecado.
-Bueno lo dejamos en fixty fixty.

     Y así continuaron toda el fin de semana, dormitando, hablando y amándose.

     Para mi no hay manera más ideal de pasar el fin de semana, en buena compañía sin dolores de cabeza y sin historias que contar.

9 comentarios:

  1. esto te lo inventaste no? jaja es q acabo de empezar a seguir el blog and i´m lost!

    ResponderEliminar
  2. hola guapa! Sí es una novela, arriba de la página verás que pone el Diario de Avelina, clicas y puedes acceder a todos los capítulos. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Sospecho que me voy a enganchar a Avelina desde ya!! Yo también soy nueva, pero encantadísima de conocerte!! Besos!

    ResponderEliminar
  4. creo que yo me voy a enganchar tambien

    ResponderEliminar
  5. pues sí, no hay mejor fin de semana que uno tranquilo y además bonito! :) un besín ^^

    ResponderEliminar
  6. Me estoy enganchando a Avelina xDDD Besitoos!!

    ResponderEliminar
  7. Gtacias a todas por engacharos a Avelina, jeje. No sabeis lo que me anima a continuar, besitos y os espero. Un beso. Lu.

    ResponderEliminar
  8. A mi también me gusta este fin de semana :)

    ResponderEliminar
  9. como me gusta Casablanca!!!!!

    xoxo

    another woman

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios