28 ene. 2011

AVELINA XXXIV/Look oficina y look para ir a bailar salsa.

Look oficina


Look para ir a bailar salsa


El diario de Avelina, es mi novela,  de la que voy publicando un capítulo cada viernes .Sí te has perdido los capítulos anteriores AQUÍ

Y ahora nuestra querida Avelina.


No hay nada peor que sentirte perdido, me pasé toda la tarde sentada en mi nuevo despacho, o más bien mi despacho prestado, mirando la pantalla, sin saber por donde empezar,, buscando cualquier cosa que hacer para no enfrentarme a lo que sin duda me estaba pasando. Divagando, buscando una mínima señal de lucidez, jo como cuesta, una tarde perdida, o como diría mi madre, necesaria, a veces hay que quedarse en blanco para poder encontrar el camino, es parte del proceso. Pero aunque mi mente no quisiera concentrarse en preparar mi proyecto, iba divagando por distintos derroteros. No podía dejar de estar era Toni, pensaba en él, todo el rato, además saber que estaba al otro lado de la habitación no dejaba de hacerme temblar, pero luego entre esas bellas sensaciones aparecía esa siempre deseperante sensación de " y si..." la conversación con Susana, el recordar al imbécil de Jaime, pensar en la desesperación de Juan Carlos, un hombre enamorado de alguien a quien no puede evitar querer y con quien no puede dejar de estar. Un hombre que convierte en grito de guerra la canción de Silvio Rodríguez,Ójalá..."Ojalá que no pueda tocarte ni en canciones, ojalá que el deseo se vaya tras de ti, ojalá pase algo que te borre de pronto, ojalá me lleve la muerte para no verte tanto para no verte siempre"...sea cual sea el significado aunténtico que Silvio le dió a la canción. Pero entre las miles de cosas que pueden suceder ¿por qué tiene que ser a mi que me pasen las malas? y me obligué a mi misma a volver a la realidad, una en la que el chico que me gusta está por mi. Pero aun así la sensación triste se me había quedado en el cuerpo, no podía evitar sentir una pena profunda por Juan Carlos, desde el día en que me llevó a la entrevista de trabajo, no había vuelto a hablar con él, sus palabras, su expresión, el sentimiento que surgió en mi cuando le abracé, era sin duda un grito deseperado de ayúdame. Pero ¿cómo podía ayudarle? la única solución era abandonarla, desear que todo se esfumara y yo sin duda no podía hacer nada para conseguirlo, y una pequeña parte de mi, ese lado egoista del que una suele avergonzarse no deseaba que aquello terminara en ese preciso momento, saber que ella era su amante sin duda mantenía viva la oportunidad que se me había brindado. Pero no podía evitar querer que Juan Carlos tuviera la oportunidad a la que todos tenemos derecho. Decidí llamarle.

-Sí.-Sin duda su voz era extremadamente sexy.
-¡Hola!
-¡Hola guapa! ¿qué tal está mi princesa?
-Bien, aquí estoy un poco perdida.
-¿y eso?
-No se por donde empezar.
-Por el principio.
-Es fácil decirlo.
-Y fácil hacerlo, primero el uno y luego los que siguen.
-Bueno, lo intento de nuevo cuando termine de hablar contigo.
-Y de que quieres hablar.
-No se, ¿alguna sugerencia?
-La verdad es que ahora no puedo hablar mucho, estoy en medio de un asunto.
-Perdona.
-No pasa nada guapa, que te parece si te llamo luego, o mejor aún vamos a tomar algo.
-Vale, aunque si Toni me propone algo tal vez lo anule.
-Reservandote la huida para un plan mejor.
-No, tienes razón, nos vemos luego llamamé cuando termines.-Me había sabido mal que pareciera que le dejaba en segundo plano.
-Venga, hasta luego.
-Hasta luego.

Miré el reloj, ya casi era la hora,tenía unas ganas de terminar. Parpadeó mi luz del messenger. Era Toni.

-¿qué haces guapa?
-Agobiarme.
-Tranqui, cuando menos te lo esperes te vendrá la inspiración.
-Eso espero.
-¿Tomamos algo? No te he visto en todo el día.
-No puedo, he quedado.-Hubo unos segundos de inactividad.
-Bueno pues nada.
-¿Hablamos luego por teléfono?
-Vale.
-Hasta luego.
-Hasta luego.-Cerró su conexión.

Decidí dar por terminada la jornada laboral, y me apresuré a salir de la oficina para así entrar en el despacho de Toni, y así por lo menos darle un besito, resulta ridículo hablar por el messenger estando pared contra pared, toque a la puerta de su despacho y ya no estaba, que rápido pensé. Le llamé, pero estaba sin cobertura, decidí llamar a Juan Carlos para ver como quedar. Me dijo que tenía ganas de bailar salsa, a lo que me escandalicé, pero no dije nada, yo bailo lo que me echen le contesté, y quedamos en un local muy particular, donde podías tanto tomar algo, cenar, bailar, algo así como los restaurantes que ves en las pelis antiguas, que en medio de la cena sales a bailar, y siempre hay una orquesta en directo, pero de salsa, era un súper plan, me dió las señas y allí quedamos.

Cuando llegué por suerte él ya había llegado, y me esperaba en una de las mesas. Me invitó a sentarme, la música era genial, , una banda en directo.

-Qué sitio más original.
-¿Te gusta?
-Me encanta.
-¿No lo conocías?- Me dijo con cara de sorpresa.
-No estoy muy unida al mundo de la salsa.
-¿No? a mi me encanta, es una manera genial de desconectar ¿Qué quieres tomar?
-No se, ¿tú que tomas?
-Yo tomaré un mojito.
-Muy fuerte para mi, casi no he comido.
-¿Quieres que pidamos algo?
-Bueno, ¿qué tienen?
-Es bastante variado. Hay cosas para picar, a mi me gustan mucho los nachos con guacamole.
-A mi también me gusta.
-Vale pues pedimos eso. ¿Te animas con el mojito?
-No se mañana hay que trabajar.
-Por uno no pasa nada.
-Vale venga.- Miedo me daba, además no creo que unos nachos pudiera paliar el efecto de un mojita casi en ayunas, pero cedí. La música era muy animada, y en la pista se veía mucha gente bailando. Era un sitio genial, pensé tengo que traer a Toni, aunque la verdad no se si sabe bailar, no me lo imagino y si no nos beberemos unos mojitos.
-¿En que piensas Avelina?
-En Toni.
-Jo, ojalá tuviera quien pensara en mi cuando queda con otro.
-Bueno pero tú y yo somos amigos.
-Ya lo se tonta, ya hace mucho que lo se.
-Hay perdona.
-Tranquila. ¿Qué, te atreves?
-Creo que casi mejor después del mojito.
-Como tú mandes mi señora.
-Y hablando de señoras ¿qué tal la tuya?
-No es mi señora es la de otro. Pero paso de hablar de Rosa, hoy quiero no pensar en nada, solo echarme unos bailes en tú compañía.
-Me parece bien.

Tras dos mojitos unos nachos con guacamole, unas croquetas y  unas risas, menuda combinación, empezó el baile, y fue genial, Juan Carlos me sorprendió, era sin duda un auténtico maestro del ritmo, bailamos durante horas, y a eso de las 11, decidí dar freno a esa velada original e irme a casa, él se quedó bailando con un grupo de gente que habíamos conocido hacía un rato. Cuando salí miré el móvil y tenía dos llamadas perdidas de Toni. No sabía si llamarle, era tarde, pero decidí hacerlo.

-Diga.-Me dijo con voz dormilona.
-Perdona estás durmiendo.
-No pasa nada. te he llamado.
-Ya, lo he visto, es que no he oido el móvil.
-Ah.
-Bueno te dejo dormir.
-No, hablame si quieres, me encanta tú voz.
-Bueno, y que quieres que diga.
-No creo que digas lo que yo quiero oir.
-Y qué quieres oir.
-Nada, no te preocupes, es que estoy medio dormido.
-Ya, yo creo que mejor hablamos mañana.
-Sí, mañana hablamos, buenas noches.
-Un besito.
-Un besito.




16 comentarios:

  1. Quiero saber más.... estoy intrigada!! Pobre Juan Carlos... lo de amigos lo dice con la boca pequeña, cuánto le gustaría ser algo más!!
    Vaya dos looks tan bonitos, son perfectos para cada ocasión...
    Besitos,
    Sandra.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los dos looks!!! los primeros zapatos son preciosos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Me encanta ese Look Oficinaaa! :O

    ResponderEliminar
  4. me ha hecho mucha gracia lo del look "para bailar salsa" ;)
    me gusta más el de working girl, pero claro, yo no bailo salsa!
    feliz finde!

    ResponderEliminar
  5. Gracias chicas por los comentarios.

    ResponderEliminar
  6. Geniales los dos outfits,el primer bolso es una cucada y los zapatos negros y el vestido rojo me fascinan,sin duda dos looks de 10,un besoooo

    ResponderEliminar
  7. Qué monísimos los looks que nos propones!!

    ResponderEliminar
  8. Me encantan los dos outfits que has elegido!!!Avelina estaría encantada de llevarlos, eso sí, si se puso ese outfit para ir a bailar salsa, no sé como Juan no se le tiró encima...jaja!!

    Un besote!

    ResponderEliminar
  9. Me gustan los outfits!

    bss guapa =)

    ResponderEliminar
  10. Me encantan los dos looks y me tengo que poner al corriente con la novela inmediatamente!
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. UHH!! El look para bailar salsa me encantó!! el vestido es muy sexy, me encanta!!
    un beso y lindo finde....

    ResponderEliminar
  12. Gracias guapas por los comentarios, Y FELIZ FINDE.

    ResponderEliminar
  13. ¡¡¡Qué original!!! Me ha encantado, Avelina me ha dejado con la miel en la boca... Juan Carlos o Toni.... a mi me gustan los hombres que bailan salsa, jejejeje.

    Los looks fantásticos, sobretodo el de bailar salsa.

    Bueno un besote y feliz fin de semana.

    www.lacajademary.blogspot.com

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que en el fondo Juan Carlos está loco por Avelina...¿cómo acabará la historia?
    qué intriga!
    Un besito

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios